NUESTRA ESPIRITUALIDAD


La Espiritualidad de la Congregación es Guadalupana-Benedictina. Tenemos como esencia la Buena Noticia del Reino y como elementos comunes:


  •       La escucha a Dios y al prójimo,
  •       La preferencia por el pobre y excluido
  •       La búsqueda de Dios
  •       La respuesta concreta a los signos de los tiempos.


Guadalupanas:


Por la Fe y el amor a la Santísima Virgen de Guadalupe, primera y excelsa Misionera de la nación Mexicana, a quien nuestra madre Fundadora encomendó la Obra.


Cualquiera que sea nuestra misión lo haremos con actitud de amor, compasión, sencillez, bondad y respeto.


Benedictinas:


La Congregación definió vivir la Espiritualidad Benedictina desde el año 1936 con la presencia de la madre Ma. Plácida de Cristo Rey, OSB. y del P. Carlos Azcárate O.S.B. de la Abadía de Santo Domingo de Silos, España.


Porque buscamos a Dios:


EN SU PALABRA


EN LA COMUNIDAD


EN LA REALIDAD DE LOS POBRES


AL CELEBRAR NUESTRA FE Y  VIDA EN LA LITURGIA


“ORA ET LABORA “




La Paz, lema benedictino:


Queremos construirla desde lo profundo de nuestro ser, ella nos mantiene inconmovibles con grandeza del alma en los conflictos, sufrimientos y trabajos que son imprescindibles en quienes luchan por construir el Reino de Dios.  (Cfr. Declaraciones pág. 16)